...Lein...

Mi foto
Zulia, Maracaibo, Venezuela
Abogada. Magister Scienciarum en Gerencia Tributaria. Asitente Tecnico en Aduanas y Comercio Exterior. En la actualidad participante de un Programa Doctoral en Ciencias Políticas.

domingo, 5 de junio de 2011

Análisis Manifiesto del Partido Comunista. Carlos Marx


Establece Osorio, (2001) “Documento político, económico y social, redactado en 1847 por Carlos Marx y Federico Engels, con expresión de protesta y aspiraciones revolucionarias del proletariado, o de sus dirigentes de mediados del siglo XIX, aunque su vigencia solo se plantearía con el triunfo de la revolución rusa de 1917, que lo aceptaba al menos teóricamente como un nuevo evangelio”.
     Todos los dogmas colectivistas aparecen allí alineados: la lucha de las clases, la plusvalía, la dictadura del proletariado, el materialismo histórico, el ejército industrial de reserva, entre otros.
     Es uno de los tratados políticos más influyentes de la historia, es una proclama encargada por la Liga de los Comunistas a Karl Marx y Friedrich Engels entre 1847 y 1848, y publicada por primera vez en Londres el 21 de febrero de 1848.
El Manifiesto se encuentra dividido en cuatro capítulos:
1.    Burgueses y proletarios.
2.    Proletarios y comunistas.
3.    Literatura socialista y comunista.
4.    Actitud de los comunistas en los partidos de oposición.

           Carlos Marx, realiza en el Manifiesto del Partido Comunista una división de clases, burguesía y proletariado.
           Para Marx, la burguesía comprendía a la clase de capitalistas modernos, que son los proletarios del medio de producción social y emplean trabajo asalariado. El proletariado, en cambio, comprende la clase de los trabajadores asalariados modernos, que, privados de medios de producción propios, se ven obligados a vender su fuerza de trabajo, para poder existir.
En cuanto a la evolución de la burguesía moderna, es un fruto de un largo proceso de desarrollo de una serie de revoluciones en el mundo de producción y de cambio. Esta burguesía ha sido una referencia para el gobierno del Estado moderno, ya que no es más que una junta que administra los negocios comunes de toda la clase burguesa.
La burguesía, posee un carácter cosmopolita de la producción y al consumo de todos los países, debido a la explotación del mercado mundial. He allí, que en lugar de las necesidades de productos nacionales, son satisfechas con productos otros países y se disminuye totalmente la producción nacional.
A su vez, la burguesía trae como consecuencia la centralización política, ya que aglomera la población, centraliza los medios de producción y concentra la propiedad en manos de unos pocos.
La burguesía trata a los obreros como una mercancía y los obliga a venderse al detal y como cualquier artículo de comercio, están sujetos a todas las vicisitudes de la competencia y todas las fluctuaciones del mercado.
En el mismo documento, el autor, señala que las mismas armas que le sirvió a la burguesía para derribar al feudalismo, se vuelven en contra de la misma burguesía.
Por otra parte, el proletariado pasa por diferentes etapas de desarrollo. La lucha contra la burguesía comienza con su surgimiento. Posteriormente empiezan a formar colisiones contra los burgueses y actúan en común para la defensa de sus salarios. Forman asociaciones permanentes, para asegurarse de los medios necesarios, en previsión de estos choques eventuales.
Otro aspecto resaltante, es que la burguesía le proporciona al proletariado, elementos para su propia educación, es decir, armas contra ella misma.
El proletariado según Marx, se desprende de parte de la burguesía, particularmente, los ideólogos burgueses que han elevado hasta la comprensión teórica del conjunto de movimiento histórico, del mismo modo que parte de la nobleza con anterioridad, se paso a la burguesía.
           La lucha entre el proletariado y la burguesía, es por su forma, aunque no por su contenido, una lucha nacional, obviamente es necesario que el proletariado de cada país deba acabar con su propia burguesía.
          En el mismo orden de ideas, el autor hacer referencia al comunismo, definiéndolo, como parte del proletariado, más resuelta, el sector que siempre impulsa adelante a los demás; teóricamente, tienen sobre el resto del proletariado la ventaja de su clara visión de las condiciones, de la marcha y de los resultados generales del movimiento del proletariado.
Los objetivos de los comunistas, radican básicamente, en la constitución de los proletariados en clase, el derrocamiento de la dominación burguesa, y conquista del poder político.
El rango distintivo del comunismo no es la abolición de la propiedad burguesa. En este sentido, los comunistas pueden resumir su teoría en esta formula única: abolición de la propiedad privada.
En cuanto al capitalismo, establece Marx, que ser capitalista significa ocupar no sólo una posición puramente personal en la producción, sino también una posición social. Define el capital, como “un producto colectivo y no puede ser puesto en movimiento sino por la actividad conjunta de muchos miembros de la sociedad y en ultima instancia, sólo por la actividad conjunta de todos los miembros de la sociedad”.
Por ende, el capital, no es una fuerza personal, sino una fuerza social y debe ser transformado en fuerza colectiva, para que pueda pertenecer a toda la sociedad. En la sociedad burguesa el capital es independiente y tiene personalidad, mientras que el individuo que trabaja carece de independencia y está despersonalizado.
Aunado a ello, el autor alemán, hace referencia a la familia burguesa, la cual está plenamente desarrollada y encuentra su complemento en la supresión forzosa de toda familia para el proletariado, pero desaparece naturalmente al dejar de existir ese complemento suyo, y ambos desaparecen con la desesperación del capital. El matrimonio burgués, es una comunidad de esposas.
            En esta perspectiva, el comunismo pretende establecer es una comunidad de mujeres, es decir, quiere acabar con la visión de la mujer como un simple instrumento de producción.
     Otro punto destacado, al que se refiere el comunismo, es el concerniente a que los obreros, no tienen patria y de ahí, nace la necesidad de conquistar un poder político, constituir una nación.
       Sumado a lo expuesto, Marx hace referencia, a la revolución comunista, la cual es la ruptura más radical con las relaciones de propiedad tradicionales: nada de extraño tiene que en el curso de su desarrollo rompa de la manera más radical con las ideas tradicionales. La revolución comunista, pretende la conquista de la democracia e ir arrancando gradualmente a la burguesía todo el capital, para centralizar todos los instrumentos de producción en manos del Estado.
       La revolución comunista busca exterminar la propiedad privada, ya que esta crea el capital y por ende debe ser propiedad colectiva.
      En el Manifiesto del Partido Comunista, Carlos Marx establece una clasificación de  varios tipos de socialismo, a) El Socialismo Reaccionario, b) Socialismo Conservador o Burgués y c) Socialismo y Comunismo Critico-Utópico.
 El Socialismo reaccionario, divido a su vez en socialismo feudal, el cual nace en 1830 con la revolución francesa y va de la mano con el socialismo clerical, el socialismo pequeño burgués: buscaba restablecer los antiguos medios de producción y de cambio. Su máximo exponente es Sismondi. Y por ultimo, el  socialismo alemán o socialismo verdadero, el cual era un arma para los gobernantes contra al burguesía alemana.
En segundo lugar, el socialismo conservador o burgués, compuesto por los economistas, filántropos y humanitarios, las organizaciones de beneficencia, los fundadores de las sociedades de templanza, burgueses que pretendían mejorar la suerte de la clase trabajadora. Sin embargo, el socialismo burgués no alcanza su expresión adecuada sino cuando se convierte en simple figura retórica y se resume en esta afirmación “Los burgueses son burgueses en interés de la clase obrera”.
En tercer lugar, se encuentra el socialismo y el comunismo critico-utópicos, el cual establece que la sociedad no debe tener distinción y proponen alcanzar este objetivo por medios pacíficos, intentando abrir camino al, nuevo evangelio social valiéndose de la fuerza del ejemplo, por medio de pequeños experimentos que, naturalmente fracasan siempre.
Por ultimo, establece el autor del Documento que la lucha de los comunistas viene dada a alcanzar los objetivos e intereses inmediatos de la clase obrera; pero, al mismo tiempo, defienden también dentro del movimiento actual, el porvenir de ese movimiento.
En resumen, los comunistas apoyan por doquier todo movimiento revolucionario contra el régimen social y político existente. Trabajan en todas partes por la unión y el acuerdo entre los partidos democráticos en todos los países.
 Los comunistas proclaman abiertamente que sus objetivos solo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo orden social existente. Las clases dominantes pueden temblar ante una Revolución Comunista. Para Marx, los proletarios no tienen nada que perder en ellas, más que sus cadenas, tienen en cambio un mundo que ganar.


Bibliografía.

Textos. 

Engels, F. y Marx, C. (1993). Manifiesto del Partido Comunista.  Editorial Panamericana. Bogota.

Ossorio, M (2001). Diccionario de Ciencias Jurídicas, Políticas y  Sociales.  Editorial Heliasta, Buenos Aires.



1 comentario:

  1. esta muy interesante me ayudo mucho con mis clase de filosifia de la comunicacion :)

    ResponderEliminar